Wikileaks y la neutralidad de la red

Wikileaks (en inglés) y la neutralidad de la red son los temas de la semana en internet. Y no son dos temas inconexos. Este post va a ser algo distinto a lo habitual en este blog, pero me siento obligado a escribirlo.

El senado ha aprobado una moción instando al gobierno a asegurar la neutralidad de la red. Desde este blog tan sólo quiero sumarme a las iniciativas y movimientos que han dado lugar a esta moción y especialmente dar mi apoyo al Manifiesto por la neutralidad de la red.

El otro tema de la semana ha sido Wikileaks; desde la difusión de sus últimos documentos hasta la reciente detención de su cabeza visible, Julian Assange.

Tengo que decir que los documentos recientemente filtrados (en inglés) que más se han aireado en los medios españoles no me han parecido especialmente interesantes, por tratarse de comentarios u opiniones sobre personajes políticos registradas por miembros de la administración norteamericana. Salvo el posible morbo de conocer determinadas opiniones sobre nuestros líderes no me ha suscitado mayor interés.

Sin embargo es inaceptable la reacción que se ha suscitado contra Wikileaks y Assange. Amazon, PayPal, EveryDNS … (no voy a enlazarlos) da miedo. Una de las formas de contrarestarla es difundir el creciente número de mirrors de su sitio web aunque hay muchas otras.

Como se menciona en el Trending Topics de El Pais, un puñado de empresas norteamericanas proporcionan buena parte de los servicios de internet a los que estamos acostumbrados. Hasta ahora todo ha ido razonablemente bien pero no podemos evitar pensar que estos servicios se encuentran regulados por contratos que, como usuarios, aceptamos sin pensar.

Como apuntaba al inicio del post, se observa que los dos temas del título no están desconectados. En el futuro, no sólo nos vamos a tener que preocupar por que no se prioricen unos contenidos frente a otros en Internet sino también por que los intereses privados de determinados grupos no impidan sencillamente el acceso a determinados contenidos y/o servicios.

Nos queda un largo camino por recorrer y estará plagado de de baches pero no por ello debemos dudar de nuestra fuerza como integrantes, también, de internet.

Wikileaks y la neutralidad de la red