Ya soy PMP. Valoración, agradecimientos y consejos

Después de 3 meses vuelvo a tener tiempo para escribir en este blog. Creo que esta entrada va a ser la más personal que he escrito hasta ahora.

Llevaba un año y medio preparándome para obtener la certificación PMP pero estos últimos meses han sido los más intensos, estudiando y preparándome en “modo test” para el examen. Finalmente me presenté el pasado jueves 19 de abril (de 2012) y aprobé.

Pero, ¿qué significa tener la certificación PMP? ¿se es mejor project manager por disponer de esta certificación? No es fácil de responder.

Lo que me ha aportado hasta ahora el PMP no es tanto el propio certificado como todo lo que he aprendido a lo largo del proceso de preparación.  Técnicas, buenas prácticas, metodologías, conocimiento de buenos profesionales y formadores en gestión de proyectos y también el hecho de demostrarme a mi mismo que sigo en condiciones de marcarme un objetivo ambicioso y esforzarme al máximo hasta conseguirlo.

Prepararse para el PMP requiere tiempo y esfuerzo y no es fácil hacerlo en el actual contexto de crisis en el que en el trabajo debes hacer cada día más con menos y al llegar a casa te esperan tus obligaciones familiares. Los ratos que se pueden dedicar a la preparación no siempre son los más productivos del día.

En todo este proceso he tenido algunas ayudas que ahora me gustaría compartir (siguiendo la filosofía de este blog) porque creo que pueden ser útiles para quien se quiera presentar al examen:

  • Libros: recomiendo 2 lecturas,
  • Herramientas complementarias: en la parte final de la preparación para el examen me ha ido bien utilizar
    • PM Flashcards, ayudan mucho al hacer un repaso final por áreas de conocimiento.
    • PM Formulas, permite entender bien todas las fórmulas susceptibles de aparecer en el examen y asegurarte de que no se te escapa ninguna. Además viene con 105 preguntas de examen sobre fórmulas. Muy práctico.
  • El blog de Josh Mankivel (en inglés) es muy interesante y proporciona consejos útiles basados en su experiencia con muchos aspirantes a PMP.

Quiero agradecer a Angel Águeda Barrero toda la información que habitualmente publica en su blog y especialmente la recopilación de exámenes gratuitos. Me ha resultado muy útil. 

Para acabar, mi agradecimiento también a otro PMP y compañero en el MGTI, Victor Carazo. Sus consejos y la información que ha compartido conmigo no tienen precio.

Acabo repitiendo el mensaje fundamental de esta entrada; si te estás preparando para el PMP no te limites sólo al resultado final, procura disfrutar y aprender al máximo durante todo el proceso.

Ya soy PMP. Valoración, agradecimientos y consejos

Buenos propósitos para 2011

En estas fechas navideñas es típico repasar cómo nos ha ido el año; si hemos conseguido o no lo que nos habíamos propuesto y preparar un listado de buenos propósitos para el año próximo.

Creo que es bueno tener objetivos, a mi me sirven. Siempre que se hayan planteado bien.

Voy a compartir en este post algunos de mis objetivos a nivel profesional para 2011. Espero que el hecho de compartirlos públicamente me ayude a comprometerme más con ellos :

1. Certificarme como PMP.

Éste creo que es mi objetivo más ambicioso. Me estoy preparando por mi cuenta y tengo que hacer todavía la solicitud al PMI pero confío en certificarme dentro de 2011.

2. Mejorar mi formación en comercio electrónico y business intelligence (BI). Tengo especial interés en el BI porque lo veo como un punto de convergencia entre las dos áreas a las que me dedico profesionalmente; TIC y Gestión de la Calidad.

En mis últimos años en contacto con la dirección de mi empresa he observado la importancia de disponer de una buen Cuadro de Mando Integral. No basta con tener mucha información, hay que saber organizarla y gestionarla adecuadamente para poder tomar decisiones en base a ella.

La combinación de tecnología y aplicación de la estrategia de negocio me atrae especialmente.

3. Gestionar con éxito el que probablemente será el proyecto más importante de mi departamento (TIC) en 2011: la migración de nuestro ERP.

Este proyecto va a tener gran visibilidad en nuestra organización y quiero utilizar las mejores prácticas para llevarlo a cabo con éxito. Además, espero que me sirva como aplicación práctica del objetivo número 1.

Por supuesto hay muchos otros asuntos importantes en los que quiero mejorar profesionalmente, como lograr incrementar el aprovechamiento del sistema de gestión de la calidad que tenemos implantado,  pero creo que conviene tener un número adecuado de objetivos que nos permitan centrarnos y lograr su consecución.

Bueno, ya están expuestos. Son específicos, medibles, alcanzables (aunque retadores), realistas y están acotados en el tiempo.

Definiendo objetivos "smart" (en inglés)

A ver qué balance puedo hacer dentro de un año.

Hace unos días, uno de mis proveedores me envió la siguiente cita en su felicitación navideña: “que los problemas de año próximo duren tanto como los buenos propósitos navideños”. Tengo que reconocer que tiene un punto de realismo pero espero que no se dé en mi caso.

 

Buenos propósitos para 2011

Gestionar el estrés

Las profesiones de responsable de IT  y project manager pueden llegar a ser bastante estresantes. Hay que hacer frente a muchas responsabilidades, incidencias y problemas que pueden afectar decisivamente al negocio y/o al proyecto. Estas “amenazas” pueden causar un estrés perjudicial o distrés si no son bien gestionadas.

El estrés en el trabajo

El estrés de trabajo se puede definir como un conjunto de reacciones nocivas, tanto físicas como emocionales, que concurren cuando las exigencias del trabajo superan las capacidades, los recursos o las necesidades del trabajador.

Sin embargo, es importante diferenciar el estrés de un mero desafío o reto.  Un desafío es motivante y ayuda a incrementar nuestras habilidades o competencias. Por el contrario, las causas del estrés en el trabajo hay que buscarlas en la superación de las capacidades o recursos del trabajador.

La crisis acentúa el estrés

La crisis actual está provocando multitud de procesos de reestructuración, fusiones y absorciones de empresas. Estos procesos, dada la incertidumbre que generan, son estresantes de por sí pero la situación en la que quedan los trabajadores tras un cambio de este tipo; hay que hacer lo mismo con menos recursos, incrementa el riesgo de sufrir estrés.

En los últimos 2 años, desde 2008, he sufrido en mi empresa varias reestructuraciones y una reciente absorción por otra empresa de tamaño mucho mayor. Ni ha sido ni está siendo fácil gestionarlo.

Formas de gestionar el estrés

Hace unas semanas leí un artículo en cio.com sobre la forma como algunos CIO gestionan el estrés. Personalmente, yo utilizo estas herramientas:

1. Procurar un buen equilibrio entre la vida personal y laboral, te ayuda a no seguir pensando en el trabajo de forma continua fuera de tu horario laboral. Tener niños puede ser una ventaja añadida porque mientras estás con ellos absorben toda tu atención.

2. Deporte. Practico habitualmente el jogging y la natación, juego a tenis una vez por semana y buceo esporádicamente. En el caso de deportes de aeróbicos y de resistencia parece que es una cuestión básicamente de endorfinas mientras que actividades más técnicas te obligan a mantener tu cabeza centrada en la propia actividad, olvidando otros problemas.

3. Técnicas de relajación. En mi caso, practico tai-chi y chi kung todas las mañanas. Me gusta madrugar y recién levantado estas actividades me resultan aún más efectivas.

4. Autocontrol. Si no eres capaz de controlarte a tí mismo difícilmente podrás gestionar el trabajo de otras personas. Yo utilizo la meditación, pero creo que lo más importante es evitar enojarse y preocuparse por todo aquello que no podemos controlar.  “En lugar de luchar contra las gigantescas olas de la vida hay que intentar practicar surf en ellas”, Bill Diffenderffer.

5. Información. Es importante disponer de los medios suficientes para que cuando algo suceda en los sistemas de información corporativos, tú lo sepas antes que nadie (especialmente antes que tu jefe), y puedas preparar una respuesta.

Conclusiones

Cuando nos sentimos superados en nuestras capacidades o recursos para responder a lo que consideramos una amenaza estamos en situación de padecer estrés. Si somos capaces de reaccionar adecuadamente esta amenaza nos hará más fuertes, en caso contrario nos puede “destruir”.

El control es una ilusión, una mentira que nos cuenta nuestra mente. La mente necesita aprender a ser disciplinada. El desafío es renunciar al control pero mantener la dirección.

Un buen equilibrio entre nuestra vida personal y profesional, el deporte y actividades como el tai-chi o la meditación son algunas de las armas que podemos usar contra el estrés.

¿Consideras que sufres habitualmente de estrés en el trabajo? ¿Qué sistemas empleas para gestionarlo? Seguro que conoces muchas otras formas de abordar el problema. Compártelas aquí.

Gestionar el estrés