5 ejemplos de contratos ágiles

Como comentaba en mi último post del año pasado, uno de los motivos del posible fracaso de la utilización de Scrum en las organizaciones es el no trabajar con ‘contratos ágiles’.

Este tipo de contratos busca principalmente dotar de flexibilidad a las relaciones contractuales entre proveedor y cliente, de forma que este aspecto de la relación se alinee con la dinámica de la agilidad en la gestión de los proyectos.

Modalidades de contratos ágiles

Hay muchas modalidades de contratos que incorporan esa flexibilidad en la relación cliente-proveedor. El objetivo principal es repartir el riesgo de forma razonable entre ambas partes. La forma de hacerlo, en pocas palabras, es fijar coste y plazos de entrega y permitir flexibilidad/variabilidad en el alcance. El cliente va sabiendo conforme avanza el proyecto qué es lo que va a querer como resultado de su proyecto y el contrato debe permitir moldear el alcance conforme el proyecto avanza beneficiando a ambas partes y priorizando la entrega de valor para el cliente por encima del cumplimiento de un plan. Voy a enumerar y explicar brévemente algunos tipos de contrato ágiles  que conozco:

  • Money for nothing, change for free; el cliente puede cancelar el proyecto en cualquier momento pagando al proveedor un porcentaje del alcance cancelado. Cualquier funcionalidad puede cambiarse por otra de igual peso.
  • Time and materials iterativo e incremental; entregas funcionales al final de cada sprint. Posibilidad de terminar el contrato en cualquier momento (con o sin coste).
  • Precio por función; incentiva la entrega de software funcional cuanto antes. Los cambios son bienvenidos si se pagan.
  • Puntos y velocidad; calcula puntos y velocidad. Calcula el coste del proyecto en base a horas. Reduce el precio de horas y pon el resto en precio de puntos.
  • Compromiso agile; target time para MoSCoW. Mínimo y máximo agresivos. Por encima del máximo el proveedor pierde, por debajo del mínimo el proveedor gana. En el medio comparten costes y beneficios al 50%.

Recomiendo la revisión de esta presentación de Proyectalis y esta otra de Peter Stevens donde se analizan en profundidad las características, riesgos y beneficios de estas formas de contrato y algunas más.

¿Y todo esto por qué?

Pues, como decía al principio, para evitar movernos en el triangulo de hierro que acostumbra a perjudicar al proveedor y entrar en una dinámica de ganar-ganar en la que ambas partes salgan beneficiadas.

¿Utilizáis contratos ágiles en vuestras organizaciones? ¿qué tipos de contratos empleáis? ¿cuáles son los resultados? ¿estáis satisfechos?

5 ejemplos de contratos ágiles