Gestionar la incertidumbre

Cambios y más cambios

Vivimos tiempos de profundos cambios. Posiblemente por el hecho de estar en pleno ojo del huracán no seamos conscientes de lo mucho que está cambiando nuestra vida en los últimos años. Y lo que queda.

Los cambios generan incertidumbre y la incertidumbre da paso al estrés. ¿Estamos preparados para gestionarlo? La situación es complicada porque es importante tener autocontrol y gestionar correctamente nuestras emociones en casa con la familia, en la oficina con nuestros compañeros de trabajo, jefes o clientes. Y lo cierto es que las tensiones se observan a cada paso que das.

He leído bastante sobre el tema y he practicado algunas técnicas. No me considero un experto ni mucho menos pero sí que me gustaría compartir (siguiendo la filosofía básica de este blog) algunas ideas con vosotros, por si os pueden ser de utilidad.

Incertidumbre

Incertidumbre, por Manon71. Licencia Creative Commons.

No tenemos el control de nuestros proyectos

Hay técnicas aplicables a la gestión de proyectos y técnicas aplicables a nuestra forma de actuar personal, como jefes de proyecto.

En mi opinión un concepto fundamental es asumir que no tenemos el control. Con frecuencia pensamos ésto pero nuestra mente se empeña en mantenernos en una especie de falsa ilusión de que tenemos el control de nuestra vida, de nuestros proyectos. Sin embargo, momentos clave como la muerte repentina de un ser querido o las drásticas decisiones empresariales que están a la orden del día y que cambian de un plumazo la vida de muchos trabajadores o el rumbo de muchos proyectos nos vuelven a poner en nuestro sitio y nos sirven para recordar que somos muy pequeños y que sería muy osado creer que lo controlamos todo.

Es inútil preocuparse, y mucho menos enfadarse, por aquellas cosas que no podemos controlar. Debemos centrarnos en hacer bien todo aquello que depende de nosotros y olvidarnos de todo lo demás. En el ámbito de la gestión de proyectos, a mi me ayuda mucho una buena gestión de los riesgos del proyecto: no podemos evitar que algunas cosas pasen pero sí que podemos preverlas, analizar cual debe ser nuestra respuesta (si es que debe haber respuesta) y prepararnos para poder actuar cuando sea preciso.

No todo es previsible y solucionable pero saber que has previsto respuestas frente a los principales riesgos de tu proyecto te da tranquilidad. Una vez hecho ésto, relájate y disfruta. Y periódicamente, dentro de la vida de tu proyecto, vuelve a revisar riesgos. Algunos de los anteriormente identificados se podrán descartar ya y probablemente aparecerán otros nuevos que habrá que gestionar.

No tenemos el control de nuestra vida

A nivel más personal, lo que nos hace daño no es lo que nos sucede sino la forma como reaccionamos ante lo que nos sucede.

No podemos controlar todo lo que nos puede llegar a suceder pero sí que podemos controlar la forma como vamos a reaccionar ante lo que nos sucede. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo y que se necesita una fuerte disciplina mental para actuar de esta forma pero yo lo he intentado hacer en algunas situaciones críticas y me ha servido.

Otro concepto importante. Debemos vivir el ahora, no el pasado (que ya no está) ni el futuro (que puede no ser como esperamos). No debemos pasarnos la vida, perdiendo el tiempo con nuestra mente siempre viviendo en un momento que no es el presente, el único que es real. Hay que tratar de olvidarse del futuro y de las consecuencias de nuestros actos del presente. La mente debe estar centrada en el ahora y lo que deba venir ya vendrá. Sobretodo, y vlviendo sobre un concepto anterior,  si no depende de mi lo que suceda en el futuro no vale la pena preocuparse por ello. En inglés, esta actitud se describe como “mindfulness“, que en español podríamos traducir como “conciencia plena”. No quiero extenderme en ello porque hay muchos recursos  sobre el tema en internet y es algo que va más allá del propósito de este blog.

Conclusiones

No te obsesiones por tener el control. No es posible.

Ten una actitud flexible, previendo posibles eventualidades y preparándote para ellas.  Una vez hecho ésto, olvídate de los riesgos que corres hasta que un desencadenante haga que se materialicen y, con ellos, tu respuesta. Mientras ésto no se produzca, estate tranquilo y céntrate en el ahora, no en el futuro ni en el pasado.  Haz bien tu trabajo.

Periódicamente revisa de nuevo los riesgos de tu proyecto, para adaptarte a los cambios.

¿Qué opinas de estos planteamientos? ¿crees que te pueden servir? ¿qué técnicas utilizas para gestionar la incertidumbre en tu vida personal o en tus proyectos?

Anuncios
Gestionar la incertidumbre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s